La boda de Rocío y Nino en Sevilla

30 enero, 2018



Esta semana os enseñamos la divertida boda de Rocío y Nino, una pareja especial entre nuestros novios ya que se trata de la prima de Alejandra.

Rocio y Nino se conocieron una tarde del 2012 a través de una reunión de un grupo de amigos. Desde el primer momento congeniaron y no pararon de hablar hasta altas horas de la madrugada.

“Durante esa noche sólo fuimos él y yo”

Tanto sus vidas como su relación han estado marcadas por los viajes. Tradicionalmente celebran el fin de año en un pais diferente además de aprovechar las vacaciones de verano para hacer un viaje de aventura. De ahí la temática principal de la boda.

Nuestra querida artista y en este caso también tía de la novia, Almudena Arenado les pintó una fantástica acuarela de un globo terráqueo, que usaron como portada principal de las invitaciones de boda además de plasmarla en el interior del sobre a modo de mosaico. Para la tarjeta de lista de boda utilizaron la acuarela del elefante de la “colección safari” que dio un toque divertido y donde aprovecharon para anunciar su mega luna de miel a África.

“Siempre he visto desde fuera que mi prima Alejandra es una gran profesional muy implicada en su trabajo, pero al trabajar con ella, no solo he comprobado eso sino que también me ha demostrado que pone muchísimo amor en todo lo que hace para que salga perfecto. Captó mi idea para las invitaciones a la primera y no paró de hacer retoques y cambios hasta que yo estuve completamente satisfecha. Además, como tengo la suerte de tenerla cerca, pude preguntarle muchísimas preguntas relacionadas con la boda que es un mundo que ella controla a la perfección!”

Después de muchas pruebas de vestidos, visitas a diseñadores y muchas vueltas, Rocío eligió un modelo de Rosa Clará. Fue el primero que se había probado y el que más le gustó, pero dejándose aconsejar por su madre, siguió mirando, pero ninguno le llenaba tanto como ese. El diseño lo tenía muy claro, vestido sin mangas, muy ceñido y sencillo para poder dar protagonismo a la fantástica mantilla de su tatarabuela. Además de eso, la tela tenía un tono beige tostado que le iba perfectamente con el color que tras el paso de los años había tomado la mantilla. 

Tras la ceremonia, Rocío se la quitó y se la puso a modo de chal para estar más cómoda y poder seguir luciéndola  hasta el baile, donde complementó el vestido con una falda de tul con pedrería de estrellas que le confeccionó Penélope de Le Volilá.

Del maquillaje y el peinado se encargó Victor del Valle, su estilista desde que tenía 15 años y el que consiguió hacer exactamente lo que Rocío le había pedido con cuatro indicaciones.

Sobre el peinado, llevaba una tiara de su tatarabuela, que además de ser preciosa tiene un gran valor sentimental ya que todas sus primas la han llevado en sus bodas.

“La tiara es como un testigo que nos hemos ido pasando unas a otras”

Como el peinado, la mantilla y la tiara eran llamativas, quiso lucir unos pendientes más discretos y que no fueran demasiado protagonistas por lo que eligió un modelo con un toque más hippie de su bisabuela y que le quitaba un poco de seriedad al look.

De excusa para comprar los zapatos, pasó un maravilloso fin de semana en Marbella con su madre y allí se enamoró de unas sandalias de Guess de tacón ancho color beige con cordones y tacón de serpiente.

La hortensia fue la flor predominante en su ramo, autóctona de Galicia, tierra de su familia materna. Miriam de Florhada fue la encargada de realizarlo y al igual que pasó en el peinado, supo coger la idea de Rocío perfectamente.

A la salida de la iglesia, como el calor apretaba a pesar de ser una boda de tarde, nosotras le montamos unos fantásticos kioscos de granizadas que tanto agradecen los invitados de las bodas de verano y tras la parada para refrescarse, pusieron rumbo a la celebración y cena en Pineda.

Eligieron este lugar porque querían celebrarlo en Sevilla y prescindir de los autobuses, así dejaban a los invitados la libertad de poder irse cuando quisieran sin tener que estar pendientes de un horario.

El momento de la cena era algo que les preocupaba mucho, ya que no querían una boda que se dilatara en el tiempo o que tuviera mucho parón, por lo que ofrecieron un cóctel largo,  amenizado en todo momento por la increíble actuación de La Dame y una cena corta, donde sirvieron un plato y el café junto al postre.

En las mesas pusieron unos centros de hortensias y unas tarjetas de agradecimiento personalizadas para cada invitado.

“Fue mucho trabajo, pero mereció la pena ya que a los invitados les emocionó mucho”

Además de eso, también quisieron sorprender a las futuras mamis que estaban embarazadas y a cada una de ellas le regalaron un chupete personalizado con el nombre de su hijo.

Rocío y Nino tienen la suerte de tener entre sus grandes amigos a unas profesionales del mundo bodil, Sara, de KunyDiamond Studio, encargada de inmortalizar con su cámara todos los momentos que se vivieron y Clara, de Xite&Co también amiga íntima de la pareja y la cual se encargó de asegurar una fiesta hasta altas horas de la madrugada y la cual se adaptó perfectamente al ambiente internacional de los invitados, ya que fueron amigos desde Grecia, Alemania, Rumanía…

Toda la decoración de pineda fue de Noelia  de Nolita studio

 

Entre canción y canción todos los asistentes pasaron por el photocall de globo que habían montado. Allí los invitados se “iban volando” a muchos destinos y escenarios diferentes. Pusieron maletas antiguas, lámparas, cestas y fotos de los novios en sus distintas aventuras por el mundo.

!Esperamos que os hay gustado!

fotos: Kunydiamond studio

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *