El bautizo de Roberto

9 enero, 2019



Hola querid@s,

Empiezo el año con mucha fuerza y ganas de una nueva etapa de mi vida: ser madre y empresaria con un único propósito, ser la mejor en los dos ámbitos, porque querid@, ¡cómo cambia la vida cuando tienes un pequeñito en casa!, Por eso, este post quiero dedicárselo a él, y qué mejor forma de hacerlo que contándoos su Bautizo. Espero disfrutéis leyéndolo tanto como nosotros celebrando. 

La fecha elegida fue el 27 de octubre, que, a pesar de las previsiones, amaneció un día soleado y precioso en Sevilla. Queríamos que fuera algo muy familiar y muy íntimo, pero a la vez quisimos crear un ambiente muy cuidado y muy nuestro. Ya sabéis que me encantan los pequeños detalles y como era de esperar no faltaron en este día. 

Nuestro querido amigo y sacerdote D. Antonio, fue el encargado de celebrar este sacramento tan importante en la Iglesia de San Carlos Borromeo. Sus preciosas palabras y  su forma de expresarse hicieron de ésta la más bonita de las ceremonias.   

 

Para la celebración buscamos el sitio perfecto, y cuando vimos La Parra de Alberto Mejías, supimos que tenía que ser allí.  Es un lugar precioso, muy cómodo y cerquita de la iglesia, por lo que pudimos ir andando.

Quería que la decoración y papelería tuviesen una sintonía, así que escogí la gama de colores en tonos grises y nos pusimos manos a la obra. Para ello diseñamos un cartel de bienvenida, meseros, seating plan, minutas, cartelitos marca sitios, banderolas y cucuruchos.

Para las flores conté con Iberflor, que se encargaron de hacer estos preciosos centros de mesa.

Como parte de la decoración, pusimos una mesa con la idea de que todos los invitados pusieran sus regalos en ella y sin duda fue todo un éxito. 


La guinda del pastel, y nunca mejor dicho, la tuvimos con la preciosa tarta de Aquarela Cake. Una tarta muy especial, ya que los ingredientes eran especiales. Carmen tiene muy buen gusto, así que tras hablar con ella, dejé en sus manos la temática y este fue el resultado. ¿no os encanta?

Es toda una profesional, además os aseguro que no sobró ni una pizca.

Para la ocasión elegí un look de Lantana. Es la típica tienda de barrio especial, dónde encuentras los looks para todo tipo de eventos.

Mi gordito lució un batón familiar, un batón con más de 100 años de antigüedad, con el que hemos sido bautizados todos los miembros de la familia y con el que me hacía muchísima ilusión bautizarle.  

 

Por cortesía de mis cuñados, para las fotos pudimos contar con Fotografiando

Espero que os haya gustado, y si tenéis bautizo a la vista recuerda avisarnos para poder poner nuestro granito de arena, porque no hay nadie que le guste más un evento que a mi, y si está bonito más todavía. 🙂 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *