La boda de Lourdes y Enrique

22 mayo, 2019



Hola queridas:

¡Qué ganas tenía de contaros el bodorrio de Lourdes y Enrique!

A Enrique lo conozco desde hace tiempo ya que tenemos amigos en común. Además soy fiel admiradora de su increíble trabajo como decorador bajo la firma Enrique Hidalgo. A Lourdes la conocí cuando nos visitó en nuestra oficina para iniciar el proceso de diseño de la papelería de la boda y estos meses de contacto directo me han descubierto una persona encantadora.

El 8 de diciembre de 2018 fue la fecha elegida para su boda, día de la Inmaculada Concepción de María. Fue una celebración de mañana en invierno, elegante y majestuosa. Como ya sabéis, tengo debilidad por ellas.

Antes de enseñaros las invitaciones y la papelería tan especial que hicimos para ellos, me gustaría contaros la preciosa historia que hay detrás del motivo que eligieron para las mismas. En la pedida de manos, Enrique regaló a Lourdes este maravilloso anillo en forma de corazón, que posteriormente sería protagonista en toda la papelería de la boda.

Elena Calonge, colaboradora habitual de Enrique, se encargó de plasmar el anillo en un bonito estampado que en Micrapelbodas usamos en el diseño de las invitaciones.

” En referencia a las invitaciones y complementos, no lo cuestionamos en absoluto. Por un lado os conocíamos, y por ello os delegamos esta labor. Y por otro, en cuanto al diseño, desde que Enrique me regaló el anillo de pedido, vimos claro que el resultado podría ser fabuloso, o por lo menos para nosotros así lo fue”

 

Eligieron un sobre forrado personalizado en papel verjurado a juego con las invitaciones y completaron la papelería con misales, seating plan y minutas.

María de Cárdenas, gran amiga de la pareja, y en la que Lourdes ha confiado mucho para sus vestidos de invitada, fue la elegida para diseñar y confeccionar el vestido de novia.

” Sus diseños son el resultado de un gran trabajo en equipo, pasión por la perfección y calidad”

El vestido, transformable, estaba formado por varias piezas. Todo en terciopelo de seda y pedrería bordada a mano. El primer vestido era una maravillosa capa en forma de kaftán con cuatro metros de cola, mientras el segundo era un vestido evasé con apertura delantera y cortes en el pecho, combinado con una falda midi entubada. Para la barra libre añadió al look un crop top de flecos unidos a la falda, un modelo más divertido y apropiado para la gran fiesta. Lourdes me cuenta que iba muy cómoda y, sobre todo, eran un reflejo de su personalidad, cosa que me parece muy importante.

Para el estilismo tuvo la suerte de contar con Ana Hernández Brazo, maquilladora de M.A.C. Cosmetic, regalo de sus cuñados, y con Mª  José Suárez para el peinado.

Para completar el look, Patricia, la hermana de Lourdes, a quién también tuvimos la gran suerte de ayudar con las invitaciones de su boda, le regaló unos zapatos tipo salón de punta fina y tacón recto fabricados en serpiente ayers nude de la firma Magrit.

Mientras, Enrique, se decantó por un total look de Derby, un clásico muy clásico en gris marengo con un matiz satinado. Como complementos llevaba una corbata de D&G y gemelos de piedra de ónix y rubí de Joyería Abrines.

La iglesia elegida para el “sí quiero” fue la Parroquia de San Sebastián de Marchena, celebrada por su amigo sacerdote Antonio Salvago. Les acompañaron los maravillosos niños de La Escolanía de los palacios, que para los que no los conozcáis, deciros que cantan como los ángeles.

El ramo de la novia estaba compuesto de algodón, eucalipto, flor de cera blanca y plumero, muy acorde a la fecha, y fue realizado por Cártamo.

Hacienda Molino La Boticaria fue el lugar elegido para la posterior celebración. Enrique y Lourdes están muy acostumbrados a trabajar, junto con el Cátering las Torres, en este espacio, por lo que se sintieron muy cómodos planeando cada momento y rediseñando cada uno de sus espacios.

Combinaron mesas rústicas en madera natural y mesas vestidas con mantel buganvilla, vajilla de La Cartuja y cubertería dorada. Os muestro el fabuloso resultado.

“Somos muy consecuentes con nuestras decisiones… y teníamos claro que queríamos algo con presencia y personalidad, muy nosotros, sin seguir tendencias, ni modas”

Le dieron muchísima importancia al baile, querían algo fuera de lo habitual. Por eso llenaron el techo de ramas de árboles: llorones y laurel entre otras especies. Colocaron cortinas a los lados de la sala y cubrieron el suelo con una moqueta creando un espacio muy agradable, cálido e inesperado. La guinda del pastel la pusieron colgando 7 bolas de discoteca en forma de racimo. ¿No os parece todo espectacular?

Y para terminar dándolo todo, Xite & Co llegaron con su fiesta asegurada e hicieron que todos, tanto novios como invitados, no pararan de bailar.

Muchas gracias queridos Lourdes y Enrique por dejarme mostrar vuestra espectacular boda.

 

Fotos: Javier Solino  Fotos baile: Juan Delgado  Video: Cocatoo Decoración floral de la iglesia: Floristería Jonu. Decoración florar de la Hacienda: Cártamos Flores. Decoración: Enrique Hidalgo. Música Aperitivo: Sebastián Vilches (Cantaor flamenco)

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *