La boda de María y Manuel en Marchena

12 marzo, 2018



Buenos días!

Volvemos a la carga con nuestras parejas de 2017 y sus preciosas bodas. En esta ocasión os presentamos a María y Manuel, una pareja de Marchena (Sevilla), enamorados de las noches de verano y soñadores con una boda al aire libre.

El pasado mes de Julio consiguieron reunir a todos sus familiares y amigos y celebraron su mágica boda a la luz de la luna.

Para las invitaciones y complementos contaron con Micrapelbodas, querían algo muy especial y personal y ¿hay algo más personal que una acuarela hecha por tu madre? Dicho y hecho, la madre de María se puso en marcha y les pintó una bonita acuarela con la fachada de la iglesia en la que se casaron.

“Desde que decidimos casarnos tenía clarísimo que seríais vosotras las encargadas de hacernos las invitaciones por muchos motivos, entre ellos, la calidad del papel y la personalización de cada uno de los complementos e invitaciones”

Paloma Cerezal fue la encargada de diseñar el vestido de novia. Al igual que en las invitaciones, María lo tuvo claro desde el primer momento y sobre todo tras su visita al atelier.

Ella supo darle forma a las ideas que María tenía en mente y siempre respetando el deseo de la novia, ir velada a la iglesia.

De los tres diseños propuestos, eligió el segundo. Un precioso vestido realizado en crepe de seda, con mangas de tul. En la parte trasera lució un plisado en forma de abanico a juego con la decoración del escote de la espalda, todo ello realizado con Georgette. Del mismo tejido, Paloma realizó un pliegue retorcido para la parte delantera y como broche final, le hizo una cola de tres metros.

“El vestido estaba cosido de forma impecable”

Con los zapatos, María cumplió otro de sus sueños, gracias al regalo de dos de sus amigas, pudo calzarse unos magníficos Loubotin en color nude.

Los pendientes, de Aristocrazy fueron regalo de una tía de Manuel y por último, lució su anillo de pedida, un solitario de la firma Swarovski.

El ramo fue obra de Cártamo y regalo de su mejor amiga Mercedes. Estaba compuesto por peonías blancas, diferentes tipos de hojas de eucalipto y olivo, astilbe y astrantias.

María encargó tres réplicas que regaló, a su madre, a su suegra y a su mejor amiga Mercedes.

Para el peinado eligió a Carmela Dominguez, su peluquera desde hace tres años, ese día no podía dejar que le peinara otra persona y junto a ella, Mar Martinez, que fue la encargada del maquillaje y que al igual que con el peinado, no pudo dejarlo en mejores manos que en las de su profesora de maquillaje.

Manuel vistió chaqué azul marino que combinó con un chaleco príncipe de gales junto con una corbata azul de lunares, todo ello de Silbon, la camisa era blanca de Scalpers.

Los gemelos fueron un regalo de la novia.

Del brazo de su padre, María llegó andando a la Parroquia de San Miguel Arcángel en Marchena, donde se celebró la ceremonia religiosa.

Brunia Floral fue la encargada de la decoración de la iglesia y como se preveía una tarde de calor, nos encargaron los pai pais diseñados a juego con las invitaciones y con la imagen de la iglesia pintada por su madre.

Tras el “si quiero”, se trasladaron a la hacienda molino La Boticaria, un precioso lugar rodeado por olivos y con un patio interior espectacular, donde los chicos de Ludisound les habían preparado unas guirnaldas de pequeñas luces led simulando un cielo estrellado. Para el resto de la decoración confiaron en Enrique Hidalgo, que junto a María de brunia floral, pusieron el toque especial en cada rincón de la hacienda.

La cena fue servida por el cátering Las torres, que supieron adaptarse a la petición de los novios. Debido a que María es celíaca, ofrecieron una boda 100% sin gluten, sin perder el sabor y la calidad.  Nos confiesa María que los invitados no se percataron y que ella estuvo muy tranquila ya que pudo mantener dieta sin tener que variar el menú.

Para las mesas, María y Manuel nos encargaron los meseros y el sitting, que al igual que en las invitaciones, la madre de María pintó distintas acuarelas personalizadas para cada mesa.

Además de eso, le hicimos un precioso libro de firmas para los invitados, en el que pusimos otra acuarela distinta de portada.

“Quisimos poner nuestro granito de arena y donamos el dinero destinado a los regalitos de los invitados a la AECC”

Molina + Royo fueron las encargadas de fotografiar todos los momentos de la boda junto con COCATOO  que fueron los encargados de realizar el video.

 “De ellos poseemos los mejores recuerdos de nuestro gran día”

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *