La boda de Philippa y Arturo en Vejer de la Frontera

10 mayo, 2017



Arturo y Philippa se casaron el verano pasado en Vejer de la Frontera (Cádiz). El es de Madrid y ella alemana. Fue una boda internacional preciosa. Arturo le pidió matrimonio en Granada, en la Alhambra, y después se fueron a celebrarlo a su restaurante favorito: El Olivo. Por este motivo, y porque además el olivo es un símbolo especial para ellos, les pareció bonito integrarlo en la papelería de su boda. “Quisimos integrar el olivo en unas invitaciones clásicas y que contaran con las especificaciones de cada país e idioma. El resultado fue espectacular y nos lo han dicho muchos de los invitados”.

Philippa llevó un vestido de Valenzuela Atelier. Fue con su madre y desde el principio tuvo un feeling especial con el equipo. “Captaron muy rápido mis ideas y me hicieron el vestido perfecto con un trato muy especial”. Como complementos llevó su anillo de pedida, una pulsera de su abuela y unos pendientes de su madre. Eligió unos zapatos de LK Bennett que después pudiera usar en otras ocasiones. El ramo lo tenía claro, “quería un ramo muy sencillo con rosas blancas y hojas de olivo”. Del peinado y maquillaje se encargó Manuel Cecilio, que la dejó preciosa y muy natural.

Se casaron en la Iglesia Divino Salvador de Vejer de la Frontera, “siempre nos gusto muchísimo esa iglesia, arriba en la montaña del pueblo”. Como anécdota nos cuenta Philippa que al entrar en la Iglesia con su padre, su primo pequeño -que era paje- de repente salió corriendo por encima de su velo, y como lo estaba pisando ella no podía seguir. Su padre siguió avanzando pero ella se tenía que parar. Le preguntó qué pasaba y ella sólo le dijo “Papi, no puedo avanzar…”. El pobre ya se pensaba lo peor… pero rápidamente le dijo que era porque su primo estaba pisando el velo… ¡no porque no quisiera casarse!

Más tarde lo celebraron en la Hacienda Montenmedio. “Habíamos visitado varios sitios y este nos encantó por su diferentes espacios y patios. Queríamos hacer toda la celebración al aire libre. Así, el cocktail tuvo lugar debajo del alcornoque principal, la cena en el patio de los naranjos y el baile en el antiguo salón principal. Las vistas eran espectaculares y el atardecer tuvo una luz muy especial”. Para ayudarles con la organización de la boda y la decoración contaron con Beatriz y Virtu de Oui Oui Wedding. El cátering lo sirvió Delfin Delicatessen y las flores las puso el equipo de Flowers by Clara.

Detalle del sitting plan que diseñamos para la boda, a juego con el resto de la papelería

También diseñamos unos pai pai que regalaron a los invitados.

Fue una boda diferente y original porque mezclaron tradiciones alemanas y españolas. Todas las fotos son de Miguel Márquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *